El poder antioxidante del vino tinto

Se sabe que los beneficios de seguir un estilo de vida saludable son innumerables. Por lo tanto, cada día nos preocupamos más por conocer todo acerca de una alimentación sana. Junto con el  ejercicios y un estilo de vida más relajado en busca de algún tipo de equilibrio y armonía.

Diferentes estudios científicos demuestran los efectos que los alimentos de las diferentes dietas tienen en nuestro organismo. Dejando en claro que uno de los menos aconsejables es el alcohol. Puesto que puede llegar a producir graves daños al cerebro, corazón e hígado.

Sin embargo, también se sabe que el consumo de una o dos copas de vino tinto diariamente. Reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Demostrado en países como Francia donde el consumo de mantequillas, natas y quesos  es alto, que producen niveles de colesterol alto. Tenían a la vez un índice bajo de mortandad por enfermedades coronarias.

La gran diferencia entre los franceses y los habitantes de países nórdicos, por ejemplo. Es el acompañamiento de sus comidas con una copa de vino tinto.

Lo que significa que el vino tinto posee otros ingredientes que sí son beneficiosos para nuestro organismo. Los científicos se han encargado de investigar cuáles son y en qué exactamente nos beneficia.

Uno de estos ingredientes del vino tinto que resulta beneficioso para nuestra salud es el tanino.

El tanino del vino tinto y su efecto en nuestra salud

Los taninos se encuentran en mayor medida en todos los vinos tintos. Aunque también se los puede observar en algunos vinos blancos. Principalmente en los de crianza.

Puesto que los taninos son sustancias naturales, astringentes y amargas. Que proceden de la maceración de los hollejos. Que son las hojas, piel y semillas de la uva. Y también posteriormente debido a la crianza en madera.

Notamos su presencia en lengua y encía, puesto que el tanino añade tanto amargor como astringencia al vino. Así como complejidad al sabor. Distinguiendo los taninos frutales mucho más saludables y finos, de los taninos de madera que son más agresivos.

El proceso de envejecimiento natural de nuestro organismo. Así como la aparición de algunas enfermedades, se debe al efecto de los llamados “radicales libres”. Los taninos poseen acción antioxidante ayudando de esta manera a prevenir enfermedades degenerativas.

Uno de los beneficios del tanino es que impide la oxidación del colesterol bueno o HDL. Sirviendo de cardioprotector por su alta densidad.

Otra característica muy conocida de los taninos. Es que ayudan a desinflamar la mucosa intestinal, por lo que es muy eficaz en casos de diarrea.

Como el tanino del vino tinto no se lo puede separar del alcohol. Este se debe tener en cuenta y saborear una sola copa de vino con las comidas, no más.

Uso de las Cookies

Este página web utiliza Cookies para que usted tenga una buena experiencia como usuario. Si sigue en esta página, está dando su consentimiento para aceptar estas cookies .política de cookies, pulse en el enlace para más información.plugin cookies

ACEPTAR

Pin It on Pinterest