Vino tinto, rosado o blanco

Vino tinto, rosado o blanco

Vino tinto, rosado o blanco: ¿Una cuestión de gustos?

La clasificación más gruesa de vinos consiste en tintos, rosados o blancos. Pero la gran duda es si debemos elegirlos de acuerdo a nuestro gusto o relacionarlos de alguna manera con las comidas o momentos.

De hecho el carácter de cada uno de estos vinos lo hace ideal para acompañar un determinado tipo de comidas. Además de la variedad de uva y marca. El tipo de vino siempre debe tener la intención de resaltar el sabor de la comida y no taparlo.

Para eso debemos conocer un poco más acerca de sus características principales:

Vino Tinto

El tinto es uno de los vinos clásicos que nos sirven como vino de la casa, suele ser joven y ligero y a veces, con un estacionamiento de 6 meses en barriles de madera.

También se encuentran los Prémium que obviamente tienen un precio más elevado, por estar más seleccionado.

El vino tinto es el que más varietales presenta. Entre los  más conocidos se encuentra el Malbec, que contiene mucho tanino, por lo que tiene mayor acidez.

Por lo que es ideal para acompañar un buen asado o menú de carnes rojas.

En cambio, el Cabernet sauvignon tiene más cuerpo y menos graduación alcohólica. Convirtiéndolo en ideal para acompañar quesos fuertes y embutidos ahumados.

El Syrah no tiene mucho cuerpo y es más suave.

El Pinot noir es un vino muy delicado en su elaboración (se fabrica con la misma uva con la que se hace el vino espumoso). Son ideales para quesos muy suaves.

Vino Rosado

En cambio los rosados son frescos, con sabor a uva fresca y algo dulzón muy agradable a una temperatura entre 10º a 12º grados. Lo ideal es combinarlo con comidas étnicas que tengan algo de picante.

Vino Blanco

La temperatura ideal para saborear un vino blanco es de 8º o 10º grados sin llegar a estar helados.

Entre los varietales más comunes se encuentra el Torrontés, que posee un fuerte gusto a uva, que lo hace ideal para acompañar quesos y embutidos no ahumados. Incluso bocaditos. Es el clásico vino que se sirve a los invitados antes de sentarse a la mesa.

El Chardonais generalmente se utiliza para acompañar un menú con pescado con salsas suaves y pollo o pastas. Tiene más cuerpo y menos sabor a uva que el Torrontés. Por su toque dulzón también se lo puede servir para acompañar el postre.

Como regla general podemos decir que un alimento fuerte se debe acompañar con un vino fuerte y un vino suave es ideal para acompañar un alimento suave. Cuando se trata de acompañar los postres, no hay mejor manera que un vino dulce.

Uso de las Cookies

Este página web utiliza Cookies para que usted tenga una buena experiencia como usuario. Si sigue en esta página, está dando su consentimiento para aceptar estas cookies .política de cookies, pulse en el enlace para más información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies